Tendencias IN and OUT para bodas 2019

Square
El mundo nupcial, como el de la moda, evoluciona cada año, y hay elementos que van cobrando fuerza y otros que quedan desterrados para siempre. Por eso, si te casas el año próximo y quieres organizar un enlace a la última, te interesa conocer las tendencias para bodas 2019.

Además de los gustos personales y del estilo de cada pareja, que son fundamentales, en la organización de una boda es importante tener claro lo que se lleva y lo que no. Y es que hay elementos que pueden parecerte lo más porque los conservas en la retina desde una boda a la que acudiste hace tiempo, que pueden haber pasado a ser lo menos hoy en día. Para evitar descalabros de este tipo, te recomendamos ponerte a la última de las tendencias para bodas 2019. Así sabrás lo que se lleva de verdad, y lo que ha pasado a la historia.

TENDENCIAS IN
Escenarios naturales: Tanto en bodas al aire libre como en bodas en interior, lo natural es tendencia. En exterior, se llevan los espacios con abundancia de árboles y plantas en los que el verde es el protagonista. En interior se busca recrear esta sensación de vergel con propuestas de lo más atractivas: estructuras vegetales suspendidas del techo, vegetación en cascada, jardines verdes verticales…


Segundo vestido: Está clarísimamente de moda Lo hemos visto en las últimas bodas de las royals británicas, Meghan Markle y Eugenia de York. Y también recurrieron a él, entre otras, Chiara Ferragni y María José Suárez; esta última incluso a algunos modelos más, aprovechando que los diseñó en su propio atelier. La idea es recurrir a un modelo más formal para la ceremonia, y a otro para la fiesta.Si lo veis como un desembolso exagerado, tened en cuenta que no los dos vestidos tienen por qué costar lo mismo. Por ejemplo, uno de ellos puede estar hecho a la medida, y el otro, más sencillo, podéis buscarlo en una firma de ropa de moda, en un outlet de novias…

Decoración homogénea: Cada vez más se tiende a buscar una decoración para el evento que transmita sensación de homogeneidad y elegancia. La idea es elegir un estilo que represente al de los novios (romántico, boho, rústic-chic…), y aplicarlo a todos y cada uno de los detalles organizativos de la celebración. También se suele establecer una paleta de colores y aplicarla a cada elemento decorativo, desde la papelería, incluidas las invitaciones, a las flores o a los detalles que se decida intercalar en el espacio reservado a la ceremonia y en los destinados al banquete y a la fiesta posterior.

Colores vivos: En el último año ha ganado fuerza el uso de colores vivos en la decoración de bodas, sobre todo aplicado a elementos concretos, como la elección de las flores o de la vajilla, y parece que la tendencia se va a asentar. A nosotras nos encanta la idea, siempre y cuando se recurra a ella con cautela y buen gusto. No todo vale, y hay que evitar las estridencias. Sí a acudir a unas alegres pinceladas de color. No a saturar y a abusar de las mezclas.


Elementos místicos y mágicos: Atrapasueños, minerales de colores, velas… Más allá del tipo de boda, religiosa o civil de que se trate, cada vez es más frecuente recurrir a este tipo de elementos en la decoración. El resultado es mágico y muy original, y una de nuestras tendencias para bodas 2019 preferidas.

TENDENCIAS OUT

Neones gigantes: Con el nombre o las iniciales de los novios, este tipo de iluminación decorativa está quedando desfasada. Hay luces, como las de verbena, a modo de carpa, que se llevan mucho más.

Fotos de familia demasiado forzadas: Se lleva la espontaneidad en las fotos, la búsqueda de la naturalidad. Los posados eternos por familias y grupos determinados se han ido limitando cada vez más a lo imprescindible para conservar un bonito recuerdo de los asistentes. Sin embargo, en cuestión de pareja, se busca ir más allá del tradicional posado con este fondo u otro. El objetivo ahora es capturar momentos especiales, y para ello es necesario contar con un buen fotógrafo que tenga feeling suficiente con los novios.

Fotomatones carnavalescos: El exceso de complementos grotescos para las fotos ha dado paso a una mayor búsqueda de la estética. Sin renunciar al divertido momento photocall, ya no se trata tanto de descomponer el outfit de los invitados y de los novios como de conseguir fotos divertidas en un marco bonito. No, una boda no es un carnaval, aunque se pueden hacer fotos divertidas que serán un bonito recuerdo.

Ni cortar la liga, ni cortar la corbata: Ni recorrer las mesas con la bandeja en la mano para que los invitados echen dinero. Tampoco se deben llevar sobres con efectivo para entregárselos a los novios. Esas costumbres no son de buen gusto y, afortunadamente, pasaron a la historia. Ni dan buena suerte ni es la manera adecuada de hacer un regalo a los novios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *